¿Qué hacer si el despido se produce durante el embarazo?

Introducción

El embarazo es una etapa única en la vida de una mujer que suele generar gran alegría en su entorno. Sin embargo, cuando una mujer está embarazada y trabaja, su situación laboral puede ser vulnerable. El despido durante el embarazo es un tema que preocupa a muchas mujeres, ya que las leyes laborales no permiten el despido de una trabajadora embarazada, salvo en algunas situaciones concretas. En este artículo, abordaremos las cuestiones legales relacionadas con el despido durante el embarazo y qué hacer si esto sucede.

¿Es posible el despido durante el embarazo?

No, en principio, la ley no permite el despido de una trabajadora embarazada. Este hecho se recoge tanto en el Estatuto de los Trabajadores como en la Ley de Igualdad efectiva entre hombres y mujeres. La normativa española establece que las trabajadoras embarazadas tienen derecho a una protección especial en cuanto a su empleo se refiere. Esto significa que, aunque el trabajador tenga un contrato temporal, esté en periodo de prueba o haya incumplido las obligaciones laborales, no se puede llevar a cabo un despido durante el embarazo.

¿En qué situaciones sí se permite el despido durante el embarazo?

Existen algunas situaciones excepcionales en las que se permite el despido de una trabajadora embarazada. Estas situaciones son las siguientes: - Cuando se da una causa objetiva que justifica el despido, es decir, cuando se produce un incumplimiento grave del trabajador. - Cuando la empresa cierra o hay una reducción de plantilla, en cuyo caso la trabajadora embarazada tendría los mismos derechos que el resto de trabajadores afectados. - Cuando existen causas disciplinarias relacionadas con el comportamiento de la trabajadora, por ejemplo, por falta de asistencia o por no realizar el trabajo acordado.

¿Qué hacer si se produce el despido durante el embarazo?

En el caso de que se produzca un despido durante el embarazo, la trabajadora debe actuar con rapidez y tomar ciertas medidas. A continuación, detallamos los pasos a seguir: Paso 1: Pedir explicaciones a la empresa En primer lugar, la trabajadora deberá solicitar a la empresa explicaciones por el despido. Es importante que se haga constar por escrito esta petición de explicaciones. Paso 2: Solicitar la reincorporación al puesto de trabajo La trabajadora deberá exigir la reincorporación inmediata al puesto de trabajo. La empresa deberá valorar si acepta la petición o no. En caso de que la empresa no acepte la reincorporación, se podrá iniciar un conflicto judicial para reclamar la readmisión y una indemnización por los daños y perjuicios causados. Paso 3: Presentar una denuncia en los juzgados La trabajadora también puede presentar una denuncia ante los juzgados en el plazo de 20 días hábiles desde el despido. En esta denuncia, se deberá explicar los detalles del despido, solicitando la indemnización correspondiente por el incumplimiento de la normativa laboral.

¿Qué consecuencias tiene el despido durante el embarazo para la empresa?

El despido durante el embarazo puede tener consecuencias muy graves para la empresa, tanto desde el punto de vista económico como reputacional. En primer lugar, la empresa deberá indemnizar a la trabajadora por los daños y perjuicios causados, lo que representará un coste económico importante. Además, el despido de una trabajadora embarazada puede tener un impacto negativo en la imagen de la empresa, tanto interna como externamente. Es importante recordar que la ley española protege a las trabajadoras embarazadas y el incumplimiento de esta normativa puede generar una mala imagen en el mercado.

Conclusiones

En conclusión, el despido durante el embarazo está prohibido por ley salvo en algunas situaciones excepcionales. Las trabajadoras embarazadas tienen derecho a una protección especial en cuanto a su empleo se refiere, lo que significa que la empresa no podrá despedirlas en la mayoría de situaciones. Si esto se produce, la trabajadora podrá solicitar la reincorporación inmediata al puesto de trabajo y presentar una denuncia ante los juzgados. El despido de una trabajadora embarazada puede tener consecuencias graves para la empresa tanto desde el punto de vista económico como reputacional. Por ello, es recomendable que las empresas cumplan con la normativa laboral y protejan los derechos de las trabajadoras embarazadas.