Huelgas en tiempos de COVID-19: ¿cuáles son las medidas de seguridad que hay que tener en cuenta?

Introducción

En tiempos de COVID-19, las huelgas pueden ser un tema delicado. Por un lado, los trabajadores tienen derecho a protestar por mejores condiciones laborales y beneficios, pero por otro lado, las medidas de seguridad en el lugar de trabajo y en la manifestación son vitales para evitar la propagación del virus.

En este artículo, exploraremos las medidas de seguridad que deben tenerse en cuenta al organizar y participar en una huelga laboral durante la pandemia.

Las huelgas laborales en tiempos de COVID-19

Las huelgas laborales son una forma efectiva para los trabajadores de ejercer su derecho de solicitar condiciones laborales justas y adecuadas. Sin embargo, en tiempos de COVID-19, los trabajadores y organizadores del sindicato deben tener en cuenta las medidas de seguridad y salud pública para evitar la propagación del virus.

Medidas de seguridad para organizadores de huelgas laborales

  • Garantizar que todos los organizadores y líderes sindicales estén informados y capacitados en relación con las precauciones necesarias para prevenir la propagación del COVID-19. Deben también asegurarse de que los trabajadores participantes estén al tanto de las medidas de seguridad necesarias.
  • Realizar una evaluación de riesgo previa a la huelga, en la que se tomen en cuenta las direcciones gubernamentales y de salud pública, la ubicación del grupo de huelga, el tamaño de la multitud y el posible contacto con la comunidad circundante.
  • Garantizar el suministro de equipo de protección personal (EPP) para los organizadores y los trabajadores que participan en la huelga, como mascarillas, protectores faciales, guantes y desinfectantes de manos.
  • Asegurarse de que se proporcionen instalaciones adecuadas para que los trabajadores se laven las manos y utilicen los baños durante la huelga. Las instalaciones de saneamiento y desinfección también deben estar disponibles.
  • Planificar con anticipación una señalización clara para los trabajadores y manifestantes, para evitar el hacinamiento en las áreas de la huelga. El distanciamiento social también debe ser promovido y mantenido por los organizadores y líderes sindicales.

Medidas de seguridad para los trabajadores en una huelga laboral

  • Antes de asistir a la huelga, garantizar que se esté informado sobre las medidas de seguridad necesarias para evitar la propagación del COVID-19, incluyendo el uso de EPP y la práctica del distanciamiento social.
  • Evitar asistir a la manifestación si se presenta algún síntoma o se ha tenido contacto reciente con alguien que ha sido diagnosticado con COVID-19.
  • Mantener una buena higiene personal y lavarse las manos con frecuencia durante la huelga. Además, portar mascarilla en todo momento y utilizar desinfectante de manos.
  • Respetar y seguir las instrucciones y señalizaciones proporcionadas por los organizadores de la huelga.
  • En caso de ser detenido por la policía, garantizar que se mantenga la distancia social y se use la mascarilla. Si se están utilizando transporte público durante la huelga, tener en cuenta las medidas de seguridad establecidas para el mismo.

Medidas de seguridad para los empleadores y empresas

  • Los empleadores deben respetar el derecho de los trabajadores a unirse a una huelga y proporcionar un ambiente seguro para aquellos que deciden no participar en la misma.
  • Garantizar que las medidas sanitarias y de seguridad están en su lugar en las áreas de trabajo para prevenir la propagación del COVID-19, como el distanciamiento social, la desinfección regular de superficies y la disponibilidad de EPP.
  • Establecer protocolos para que los trabajadores que regresan de la huelga se sometan a pruebas de COVID-19 y se aíslen durante un período de tiempo en el que se pueda identificar el virus, si es necesario.
  • Proporcionar instalaciones adecuadas para que los trabajadores se laven las manos y utilicen los baños durante la jornada laboral, y garantizar el suministro de desinfectantes y suministros de limpieza en el establecimiento.

Conclusión

En resumen, las huelgas laborales son un derecho fundamental, pero en tiempos de COVID-19, deben llevarse a cabo con precaución para garantizar la seguridad de todos los involucrados. Los organizadores de la huelga deben evaluar los riesgos y poner en práctica medidas de seguridad y salud pública para proteger a los trabajadores y evitar la propagación del virus. Por su parte, los empleadores y empresas deben proporcionar un ambiente de trabajo seguro y respetar el derecho de los trabajadores a la huelga. Todos debemos ser responsables y comprometernos en la prevención de la propagación del COVID-19 durante las huelgas laborales.