Despido objetivo: ¿cómo proceder?

¿Qué es un despido objetivo?

El despido objetivo es uno de los tipos de despidos que aparecen en la normativa laboral española. El mismo está contemplado en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores y es utilizado por las empresas cuando necesitan prescindir de uno o varios trabajadores por causas económicas, técnicas, organizativas o de producción.

En otras palabras, el despido objetivo hace referencia a un caso en el que la empresa no tiene culpa en la decisión de terminar el contrato laboral, sino que lo hace por razones justificadas que responden a la necesidad de la compañía de adaptarse a cambios en el mercado o en su propia organización.

¿Qué causas pueden justificar un despido objetivo?

El artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores especifica las causas por las cuales una empresa puede justificar el despido objetivo. Dichas causas son las siguientes:

  • Causas económicas: crisis empresariales, disminución en los pedidos, pérdida de clientes, etc.
  • Causas técnicas: cambios en los métodos de producción, en la maquinaria, en la tecnología disponible, etc.
  • Causas organizativas: cambios en la estructura de la empresa, en los departamentos, fusiones, absorciones, etc.
  • Causas de producción: cambios en la demanda del mercado, necesidad de reducir stocks, etc.

Es importante destacar que para poder justificar un despido objetivo en base a alguna de estas causas, se tiene que demostrar que la decisión ha sido tomada de manera objetiva y que se han seguido los procedimientos legales de comunicación al trabajador o trabajadores afectados y a los representantes legales de los trabajadores.

¿Cómo proceder en caso de despido objetivo?

En caso de que un trabajador sea despedido de manera objetiva, existen una serie de pasos a seguir para reclamar y defender los derechos laborales. A continuación, se detallan los mismos:

1. Solicitar explicaciones de la causa del despido

Lo primero que debería hacer un trabajador en caso de ser despedido es solicitar una explicación detallada de la causa objetiva que motiva el despido. En algunos casos, la empresa no da toda la información necesaria o no la comunica de manera clara, lo cual dificulta la comprensión del proceso para el trabajador.

2. Comunicar al representante legal de los trabajadores

En caso de ser despedido uno o varios trabajadores por causas objetivas, la empresa debe comunicárselo previamente a los representantes legales de los trabajadores (comité de empresa, delegados de personal, etc.). En aquellos casos en los que no exista representante legal de los trabajadores, se debe comunicar el despido a la propia persona afectada.

3. Estudiar la viabilidad de la causa objetiva del despido

En aquellos casos en los que el trabajador no crea que la causa objetiva citada por la empresa es real o esgrimible, puede iniciar una reclamación o un procedimiento judicial. Para ello, es fundamental estudiar con detenimiento la documentación relativa a la empresa y a las causas objetivas señaladas para poder demostrar que no se ajustan a la realidad.

4. Comprobar el cumplimiento de los requisitos legales

En caso de ser despedido de manera objetiva, la empresa está obligada a cumplir con ciertos requisitos legales para que el despido pueda ser considerado justo. Uno de los más importantes es el relativo a la comunicación del despido al trabajador. La empresa debe informar al trabajador o trabajadores afectados por escrito de la causa del despido, así como ofrecerles una indemnización en caso de que proceda.

5. Revisar la situación personal y laboral para tomar las mejores decisiones

Cada trabajador afectado por un despido objetivo tiene que examinar su propia situación personal y laboral para tomar las decisiones más adecuadas a su caso particular. En algunos casos, puede ser conveniente aceptar la indemnización y abandonar la empresa. En otros, se podría solicitar la consignación y la revisión judicial del despido para intentar demostrar su improcedencia.

Conclusiones

El despido objetivo es una de las formas más comunes en las que las empresas pueden prescindir de trabajadores cuando es necesario adaptarse a las exigencias del mercado o de su propia organización. Sin embargo, en muchos casos, estos despidos pueden no estar justificados de manera adecuada y pueden ser recurridos por los trabajadores afectados.

Es por ello que resulta fundamental conocer los detalles de la legislación laboral en materia de despidos objetivos y tener en cuenta una serie de pasos a seguir en caso de encontrarse en una situación de despido. De esta manera, se podrán garantizar los derechos de los trabajadores y luchar por una justicia laboral más justa y equitativa para todos.