¿Cómo negociar una buena indemnización por despido?

Introducción

El despido es una situación difícil y desagradable para cualquier trabajador, ya sea por motivos económicos, de reestructuración empresarial, por mal desempeño, entre otros factores. En el mejor de los casos, un trabajador despedido recibe una indemnización económica que le permita hacer frente a los gastos mientras encuentra un nuevo empleo. Por ello, en este artículo se explicará cómo negociar una buena indemnización por despido que cubra las necesidades del empleado.

¿Qué es una indemnización por despido?

La indemnización por despido es un tipo de compensación económica que recibe un trabajador cuando su contrato es rescindido por parte de la empresa. Esta indemnización tiene como fin compensar al trabajador por la pérdida de su empleo, además de cubrir los gastos de manutención mientras encuentra un nuevo trabajo. Existen distintos tipos de indemnización por despido en función de la modalidad del contrato, la antigüedad del trabajador en la empresa, el motivo del despido, entre otras variables.

Tipos de indemnización por despido

  • Indemnización por despido improcedente: en este caso, el trabajador recibe una cantidad que puede oscilar entre 33 y 45 días por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.
  • Indemnización por despido procedente o disciplinario: en este caso, el trabajador no tiene derecho a indemnización ya que la decisión de la empresa se basa en incumplimientos graves del contrato o faltas de comportamiento según la normativa laboral.
  • Indemnización por despido objetivo: este tipo de indemnización se aplica cuando la empresa alega causas económicas, técnicas, organizativas o de producción para proceder al despido. La cantidad a percibir es de 20 días por año trabajado con un límite de 12 mensualidades.
Si bien la decisión sobre el importe final de la indemnización corresponde a la empresa, el trabajador puede negociar para obtener una cantidad que se adapte a sus necesidades y deje en una buena condición económica mientras encuentra un nuevo empleo. A continuación, se detallan los aspectos fundamentales que se deben tener en cuenta para lograr una buena negociación.

Conoce las condiciones de tu contrato

Antes de iniciar cualquier negociación, es importante que el trabajador conozca las condiciones de su contrato laboral y los términos de la empresa en materia de indemnizaciones. Esto permitirá al trabajador conocer el punto de partida para acordar una indemnización.

Conoce tus derechos

Es fundamental que el trabajador conozca sus derechos laborales en cuanto a indemnizaciones y más en concreto, sus derechos sobre la indemnización por despido. Para ello, es recomendable buscar asesoramiento legal por parte de profesionales especializados en el ámbito laboral. Esto permitirá al trabajador tener una posición sólida ante las posibles negaciones o reducciones de la empresa a la indemnización por despido.

Prepara una propuesta concreta

El trabajador debe presentar una propuesta concreta de indemnización en función de sus necesidades y del tiempo que estima que tardará en encontrar un nuevo empleo. En la propuesta pueden incluirse argumentos como la antigüedad del trabajador en la empresa, su compromiso con la empresa, su buena conducta, entre otros.

Busca una negociación amistosa

Es fundamental que el trabajador intente buscar una negociación amistosa con la empresa, evitando posturas insistentes o exigentes que puedan generar tensión o confrontación. Si la negociación falla, y se opta por la vía judicial, la relación laboral se deteriorará y será más difícil llegar a un acuerdo.

Acude a la mediación y al arbitraje

Si la negociación directa con la empresa no da resultados, el trabajador puede recurrir a la mediación y al arbitraje para tratar de alcanzar un acuerdo. La mediación y el arbitraje son métodos alternativos de resolución de conflictos que permiten llegar a acuerdos de forma más rápida y efectiva.

Conclusión

En conclusión, la negociación de una buena indemnización por despido es fundamental para que el trabajador pueda hacer frente a los gastos mientras busca un nuevo empleo y poder cubrir sus necesidades económicas. Para lograr una buena negociación, es fundamental conocer las condiciones del contrato, los derechos laborales y preparar una propuesta concreta adaptada a las necesidades del trabajador. Asimismo, se recomienda buscar una negociación amistosa y, en caso de no conseguir un acuerdo, acudir a la mediación y el arbitraje como métodos alternativos para resolver el conflicto.